Leonardo Montenegro Martínez

Una superficie en blanco es perando una nueva impresión

Cuando decidimos adoptar el nombre de Tabula Rasa para nuestra naciente revista, lo hicimos pensando en lo que significaba en términos editoriales: una superficie en blanco dispuesta a recibir una «nueva impresión». Esta idea nos pareció a la vez hermosa y sutil. Tal es, pues, el sentido que acompaña a la revista: un espacio que se abre a pensamientos, ideas y trabajos, sin prejuicios, sin limitaciones de carácter dogmático, sólo a la espera de escritos serios, rigurosos y bien fundamentados, pero sin límites disciplinares ni teóricos. De alguna manera, también se trata de hacer tabula rasa de la historia de esta universidad y tratar de iniciar una nueva etapa que supere los escollos del pasado.