Tabula Rasa continúa constituyéndose como un espacio para el libre intercambio de las ideas del pensamiento social contemporáneo. Desde su primera aparición en 2003, y con un acervo ya consolidado de artículos en ocho números de publicación continua, nuestra revista se ha materializado como una apuesta política, académica y editorial guiada por la voluntad de difundir abierta e irrestrictamente el conocimiento. La necesidad de afirmarse como una alternativa a las lógicas y dinámicas actuales de producción y circulación del conocimiento, tendientes a su mercantilización, tiene sentido en virtud de la reivindicación de dos convicciones en torno a la valoración del saber académico: como un medio de comprensión de la realidad en aras de su transformación y, en este sentido, como un derecho y no como un privilegio.